sábado, 1 de septiembre de 2012

EPILEPSIA Y AUTISMO


La EPILEPSIA ocurre en al menos 30% de los casos con autismo típico, usualmente en los años pre-escolares o cerca de la pubertad.

En un estudio prospectivo de individuos con autismo reportaron que el 38% de la población estudiada tenia epilepsia, experimentando comúnmente crisis parciales con o sin generalización secundaria.

Aproximadamente 30% de los niños con autismo tienen epilepsia para la adolescencia y una proporción substancial pero menor de niños con epilepsia están en el espectro autista.

Una no necesariamente causa la otra, es más probable que ambas son consecuencia de una disfunción del circuito neuronal y en algunos casos tendrán genes en común.

Un articulo reciente en los Archivos de Psiquiatria General muestran, por ejemplo, un sobre crecimiento de algunas regiones del cerebro en niños de 2 años con TGD. Si hay un sobre-crecimiento en diferente partes del cerebro, tiene sentido que este sea menos estable, y es ahi donde el foco epileptogenico puede desarrollarse dice Salpekar.

Es como si pusieramos muchos contactos electricos en un cuarto y no los distruibuyeramos uniformemente en toda la casa. Habria una mayor probabilidad de sobrecargar el cuarto.

Pero en muchos casos los niños autistas no pueden describir los sintomas que experimentan y muchas crisis pasan desapercibidas.

Que hacer con los niños con TGD que no tiene convulsiones clínicas, aun en monitoreo EEG prolongada, pero que sus EEG muestran actividad epileptiforme es aun un dilema.

En un estudio en humanos utilizando Magnetoencefalografia (MEG) mostro anormalidades en casi todos los participantes con inicio temprano de autismo, a pesar  de no tener anormalidades en los estudios convencionales de EEG.

Estos hallazgos nos hacen  pensar en la posibilidad de que anormalidades epileptiformes en el EEG de  bebes y pre escolares es perjudicial al desarrollo del cerebro y juega un rol importante en fomentar síntomas autistas, aunque aun no hay evidencia definitiva.

No existen ensayos clínicos bien diseñados que definan el rol de los FAE para prevenir o tratar los síntomas del TGD.

Identificación temprana y tratamiento de la epilepsia en autistas qué están en riesgo para el TGD pudiera  ser el abordaje mas efectivo para el manejo.

Muchas personas con autismo presentan algún tipo de actividad eléctrica anormal y presentan conclusiones subclínicas que pasan desapercibidas.

Un niño con TGD tiene hasta un 25% de oportunidades de experimentar un crisis epileptica, para cuando llega a adulto joven, dice el professor Orrin Devinsky at the New York University School of Medicine, director of the NYU Comprehensive Epilepsy Center.

Esta claro de que los que padecen TGD frecuentemente desarrollan epilepsia, algunos síndromes epilepticos, como los espasmos infantiles, si no se manejan apropiadamente, parece que resultan en síntomas como los de un TGD.

Esclerosis Tuberosa, una rara enfermedad genética, tambien frecuentemente inicia con  convulsiones síntomas de TGD que surgen posteriormente. Es el otro lado de la moneda, claramente sugiriendo una relación  compleja entre estas dos enfermedades.

En la clínica de Neurología pediatrica de la Escuela de Medicina de Houston de la Universidad de Texas, Richard Frye efectua EEG de 23 horas a cada nuevo paciente con autismo para identificar si existen alteraciones electoencefalograficas. Si encuentra descargasepileptiformes lo toma muy seriamente y lo maneja con FAE.

Aunque solo mejore la mitad de los casos que presenten estas convulsiones subclinicas, eso serian muchos niños, dice Frye.  Es cerca del 10 % de los niños con autismo.  Algunas veces niños con este tipo de descargas, que no han hablado por mucho tiempo, empiezan a hablar nuevamente una vez que están con medicamentos anti-convulsivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si hay algún tema que te interés , solicitado.